INSTITUTO INTERDISCIPLINARIO PUNEÑO


Centro de Recepción e Interpretación




Un museo cuya extensión equivale a un territorio de las dimensiones de la Reserva en cuestión (10.000 km2), necesita ineludiblemente organizar la visita para que la experiencia pueda alcanzar un máximo de provecho. En 1957, Freeman Tilden (del Servicio Estadounidense de Parques) propone el término “Centro de Interpretación”  para describir un lugar que sirve para proporcionar las claves para la comprensión del conjunto, creando una adecuada escenificación. Tomando esta propuesta concebimos como uno de los principales componentes del Museo Integral de Laguna Blanca al Centro de Recepción e Interpretación (CRI).

Siendo el ámbito propicio para volcar buena parte de la información de la región y al constituirse en el referente museográfico inicial de la comunidad (tanto para propios como para visitantes). En función de la praxis-proceso de construcción conjunta del conocimiento, la narrativa del CRI, impugna profundamente el imaginario de la Puna como desierto y de lxs puneñxs como gente de piedra.

En este sentido en la sala de exposiciones transitorias del CRI el guión museológico se aboca a poner en cuestión a través de evidencias materiales, que solapan el pasado con el presente, dos de los prejuicios más arraigados a través de los cuales es mirada la Puna y sus habitantes:

 -el extremo aislamiento y marginalidad

 -la escasa capacidad productiva agrícola.

En abierta contradicción con estos supuestos, exponemos las evidencias de una multiplicidad de relaciones sociales sostenidas por lxs lagunistxs con otras poblaciones de los Valles, de la Costa y de la Puna a lo largo de la historia.

Pero además de la narrativa de las salas de exposición, pusimos especial cuidado en el propio diseño arquitectónico del edificio del CRI, dado que a partir del tercer cuarto del siglo XX, este modelo constructivo tradicional iba sufriendo el embate de un modelo que podríamos llamar “abajeño tradicional” o de “tipo institucional”, claramente presente en la construcción edificios públicos y que, a la vez, era potenciado por la puesta en marcha de políticas estatales como la denominada de “Erradicación de Escuelas Rancho”.

 La arquitectura del CRI fue pensada para revalorizar las formas constructivas indígenas y tradicionales originales, representando un modelo significante y alternativo en el contexto de las propuestas arquitectónicas gubernamentales actuales.  Estos conceptos constructivos no sólo responden a una larga cadena de experimentación respecto de los materiales y las técnicas empleadas, sino que involucran las directrices cosmovisionales locales, permitiendo además un crecimiento flexible.

El edificio mismo, independientemente de las colecciones y muestras que albergue, resulta depositario de un mensaje de revalorización cultural.


Laguna Blanca - 2020

UNIVERSIDAD NACIONAL DE CATAMARCA



Instituto Interdisciplinario Puneño - UNCA
Casa de la Puna - Av. Recalde esq. Padre Dagostino
SFV Catamarca – CP 4700 | inip_unca@yahoo.com.ar

.:: Diseño web: Zaikoms